miércoles, 15 de noviembre de 2017

NADA, de Carmen Laforet

Os ofrezco en primer lugar enlaces interesantes para el estudio de la obra:


Nada (II)

Seguidamente, podéis acceder a un ppt. interesante sobre la autora:

Nada (IV)

Y también, la página web oficial de la autora:

Carmen Laforet

A continuación, la guía de lectura y su solucionario:

Guía

Solucionario

Os ofrezco también la adaptación cinematográfica de la obra, realizada por Edgar Neville en el 47:




Y también un programa dedicado precisamente a esta versión cinematográfica:


En el enlace podéis leer un artículo muy interesante sobre Laforet y Nada:


Por último, un estudio bastante breve de Publicaciones Didácticas.

CARMEN LAFORET

Nada, la novela de Carmen Laforet, jovencísima (nacida en 1921) y desconocida escritora, premiada en la primera convocatoria del Premio Nadal, es sin duda, otro de los grandes hitos del periodo que nos ocupa. Nada no es sino el relato de un curso universitario vivido en la Facultad de Filosofía y Letras de Barcelona por su protagonista, Andrea, con su familia en la calle Aribau, conviviendo en la pobreza durante los años cuarenta.

Foster define este relato en primera persona como “una historia de acciones, de conflictos y confrontaciones entre seres descentrados que viven en un mundo completamente anormal”. En esta novela se nos brinda un universo cerrado, protagonizada de acuerdo a Mallo por “el estremecimiento de un dolor íntimo e inevitable que por diferentes causas sufren intensamente las seis personas que, unidas por el parentesco y separadas por el desvío, conviven en un destartalado piso de la barcelonesa calle de Aribau”.

Asimismo ha sido subrayado el tremendismo de la obra, dado que presenta la vida y las relaciones humanas desde una perspectiva francamente negativa, según apunta Delibes “ha trazado en Nada un cuadro acabado de las circunstancias que se aunaron en España en 1936 hasta degenerar en un duelo fraticida”.

Posteriormente, en La vida y los demonios (1952), nos ofrece el despertar de una adolescente, más joven que la protagonista de Nada, que sufre las tensiones generadas en sus relaciones con los adultos, en una atmósfera familiar plena de egoísmo. De acuerdo a Cerezales esta obra brinda respecto a la anterior un notable avance “en el sentido de que la técnica novelística alcanza mayor perfección, sin que su manera de contar pierda frescura”. Posteriormente, con La mujer nueva (1955), la autora muestra el proceso de conversión de Paulina, su pugna por romper con un pasado determinado por la pulsión erótica para sumergirse en la senda de la purificación y el cumplimiento del deber.

Con La insolación (1963) inicia la trilogía titulada Tres pasos fuera del tiempo, cuyos dos volúmenes restantes, Al volver la esquina y Jaque mate, no se han publicado. Finalmente, destacamos las breves colecciones de relatos, La llamada (1954) y Paralelo 35, en las que esboza personajes y situaciones poco comunes inmersos en una sugerente intriga.



SINHOGARISMO Y MONOMARENTAL

SINHOGARISMO Y MONOMARENTAL


Las palabras envejecen y caen en desuso a medida que desaparece la realidad que nombran. Pero algunas quedan proscritas en determinados círculos antes de que eso ocurra. La palabra vagabundo, por ejemplo, está desterrada del vocabulario de las asociaciones que atienden a las personas sin hogar. La última vez que figuró en un titular del diario, recibí la queja de la portavoz de una ONG que proponía además el uso de la palabra sinhogarismo (una adaptación de inglés homelessness) para referirnos al fenómeno de la carencia de hogar.

n es probable que la Real Academia incorpore ese término al diccionario ni que encuentre aceptación entre los lectores, siempre atentos a las cuestiones idiomáticas. Prueba de ello es la reacción que desató la palabra monomarental escrita en un reportaje del suplemento Negocios del domingo 29 de octubre. Un lector, Sebastián Reyes García, me envió el siguiente mensaje:  ”En una vuelta de tuerca más contra nuestro idioma, leo con horror —en el artículo Familias pequeñas con grandes problemas— el palabro ‘monomarental”,dice. “El adjetivo parental hace referencia a los progenitores (del latín parentes),sea el padre o la madre. De ese origen etimológico queda la palabra parents en algunos idiomas, para nombrar a los progenitores en su conjunto. La palabra monomarental es un absurdo etimológico, y obedece a la ignorancia de pensar que la letra p de parental tiene que ver con padre, cuando en realidad se relaciona etimológicamente con parir. Mucho mejor, si acaso, monomaternal, que se complementa con monopaternal”.

La autora del reportaje, María Fernández, reconoce que el lector tiene razón, aunque precisa: “Quizá lo que no he explicado en el texto por error es que el término monomarental se ha extendido para poner de relieve que casi ocho de cada diez familias monoparentales están formadas por una madre y su(s) hijo(s). Como no es correcto, solo lo he citado una vez en un texto de más de 2.000 palabras, y lo he escrito en cursiva. Entre las 12 fuentes de la información, la mayoría se han referido a las familias monoparentales como monomarentales, algo que incluso a mí me chocó. Sí cito un estudio de la Fundación Adecco que utiliza ese término”.

La presión sobre los periodistas no solo se ejerce para imponer términos nuevos, sino para rechazar algunos ya consolidados. Esta misma semana he recibido la queja de una asociación gallega de juristas que lucha por la inclusión de las personas con discapacidad, a propósito de un titular en el que figuraba la palabra discapacitados. “Utilizan mal el término”, decía el correo en un tono más bien perentorio. “Tienen que sustituirlo por personas con discapacidad u otro similar que no sea despectivo y discriminatorio”.

El libro de estilo de EL PAÍS recoge desde la edición de 2014 el término discapacitado/a como el correcto. Y el propio texto especifica que esta palabra se adoptó atendiendo a los deseos de ese colectivo. ¿Tan pronto ha envejecido?

“La cadena de palabras que se suceden para nombrar a ciertos colectivos es interminable”, explica Álex Grijelmo, coordinador de ese manual, “porque la historia de la lengua nos dice que cada nueva aportación tendrá siempre fecha de caducidad. Se produce con ellas lo que el lingüista norteamericano Dwight Bolinger (Language: The Loaded Weapon. The Use and Abuse of Language Today. 1980, página 74) llamó efectodominó: las palabras que hoy nos parecen buenas para sustituir a otras que creemos inadecuadas se acaban convirtiendo en inadecuadas también con el paso del tiempo”.

“El término discapacitado fue el recomendado en su día para sustituir a incapacitado físico o disminuido físico, que a su vez tuvieron como misión desplazar a minusválido”.

“Puede que en breve surja un término nuevo por ese efecto dominó”, concluye Grijelmo, “pero quizá no sea correcto pensar para ello en personas con discapacidad o personas discapacitadas, porque nadie duda de que al emplear discapacitados ese término se está refiriendo a seres humanos. Y el Diccionario de la Lengua Española refiere exclusivamente a personas el término discapacitado”.

Publicado en El País, domingo 13 de noviembre de 2017, en la sección Defensora del lector.

viernes, 10 de noviembre de 2017

2º BACH: MIGUEL HERNÁNDEZ

Os dejo varios enlaces. El primero es a la página oficial de la Fundación Miguel Hernández. De ahí extraeremos los contenidos de la biografía y la obra.

Fundación Miguel Hernández

A continuación, la obra El rayo que no cesa en su integridad.

El rayo que no cesa.

Y por último, un estudio pormenorizado de su producción poética, de donde extractaremos lo referente a El rayo que no cesa.

Comentario.


miércoles, 8 de noviembre de 2017

Camilo José Cela: La familia de Pascual Duarte

Os ofrezco en este primer enlace una conferencia de Gonzalo Sobejano sobre La familia de Pascual Duarte, además de referirse a otras novelas, como El Jarama o Tiempo de Silencio.

La familia de Pascual Duarte, por Gonzalo Sobejano.





A continuación, el tema:

Tema

Seguidamente, un artículo muy interesante sobre el tremendismo

Tremendismo

 Por último, un resumen de la obra:

Resumen


Y como complemento, un vídeo sobre la producción novelística de la época, de la UNED:




2 BACH: TEMARIO


martes, 7 de noviembre de 2017

TUTORÍA: TRUCOS PARA CONCENTRARSE


1. Cuando se empiezan a realizar las tareas no se está concentrado al 100%. Por lo tanto se debería empezar con las de dificultad media, seguir con las más complicadas para, finalmente, acabar con aquellas que se consideren fáciles.

2. El espacio donde se trabaje tiene que estar recogido. Tener sólo lo imprescindible en la mesa. Por ejemplo, al estudiar, sólo se debería tener el bolígrafo y los apuntes.

3. Otro aspecto importante es planificar adecuadamente la rutina sobre lo que se vaya a realizar. Si ya se sabe qué hacer y cómo, todo se vuelve más sencillo.

4. Hay que fijarse unos objetivos concretos y asequibles. Las autoinstrucciones, que se basan en guiar al cerebro y decirle aquello que tiene que hacer, también pueden resultar muy útiles a la hora de concentrarse.

5. Los investigadores han calculado que 25 minutos es el tiempo máximo que se es capaz de permanecer concentrado. Una vez sobrepasado, es recomendable hacer pequeños descansos de unos cinco minutos. Estos tienen que servir para relajar la vista, levantarse, estirar el cuerpo, ir a beber agua, etcétera.

6. Precisamente es muy importante el agua. Sólo con que el cuerpo se deshidrate entre el 1,5 y el 2%, la capacidad de atención disminuirá considerablemente.

7. El nivel de concentración será mayor siempre que se estudie en voz alta. Cuando así se hace, se recibe la información por partida doble, por el canal visual y por el auditivo.

8. También es preferible que, cuando se lea, sea en papel y no en pantalla. Así se retiene mejor la información  y es más fácil evitar distracciones.

9. Por otro lado, si una vez empezado el trabajo, el estudio o lo que sea, viene a la memoria algo que es importante hacer, hay que anotarlo en un papel para realizarlo una vez acabada la tarea. Es importante anotarlo ya que así se evita que el cerebro esté pensando en ello todo el rato.

10. Los niños es bueno que trabajen siempre con un lápiz y un papel en la mano para así ir realizando ejercicios o mapas conceptuales sobre la marcha.

11. En cuanto a la música, los científicos advierten que si se escuchan canciones  con letra, la productividad desciende altamente, por lo tanto se debería optar por las piezas musicales sin letra.

12. Según varios estudios, la acción de mascar chicle mejora la concentración. Aquellos estudiantes que toman chicles durante los exámenes rinden más.

13. Es fundamental, también, el número de horas que se duerme. El descanso contribuye a la regeneración del cuerpo. Cuando se está cansado, el cerebro se resiente y no trabaja al cien por cien.


14. Durante las horas de estudio o de trabajo, es mejor no utilizar los dispositivos móviles ya que provocan la llamada multitarea, el mayor enemigo de la concentración. Los aparatos electrónicos tienen que estar apagados o en silencio y fuera de la vista.

domingo, 5 de noviembre de 2017